Ordóñez reclama el derecho a hablar en el Parlamento y no excluye errores de gestión