Organizaciones sociales y sindicales critican la pasividad del Gobierno para gravar transacciones financieras