El PNV condiciona su apoyo a la reforma de la negociación colectiva a la primacía de los convenios estatales