El PSOE, dividido a cuenta del grifo de los créditos