Panorama más que negro para el euro