La Patronal, contra la huelga