¿Paz en la 'guerra de divisas'?