La paciencia de los organismos internacionales empieza a agotarse