“A nadie le gusta la reforma para evitar los desahucios: todos querían más”