Los percebeiros furtivos, el mal que no acaba