Pérdidas por el caos aéreo