Perspectivas a la baja para Portugal y España en los indicadores de la OCDE