Cinco pinches encuentran su futuro entre fogones alemanes