El sector del automóvil respira tras la renovación del plan PIVE