Políticos y economistas se inclinan por un mayor control de los mercados tras la crisis