El Príncipe de Asturias cree que España tiene los activos necesarios para superar la crisis