Los Príncipes, en el AVE