Rajoy busca una fórmula para sustituir la ayuda de 400 euros a los parados