Rajoy busca apoyos en Europa