Rajoy aún estudia si pedir o no el rescate