Rajoy siente "legítimo orgullo" tras la mejora de las previsiones para España