Rajoy y el presidente mundial de Ford en la fábrica de Almussafes