Reino Unido rechaza participar en la unión bancaria europea y apremia a reestructurar la banca española