Renault y PSA devolverán cada uno 1.000 millones del préstamo al Estado