Cristina Fernández dispuesta a hacerse con YPF, la filial de Repsol