Y después del rescate bancario, ¿qué?