Rosa Díez aboga por acordar un porcentaje fijo del PIB que el Estado destine a financiar las pensiones