Rubalcaba, sobre las pensiones