Rubalcaba reconoce que hubo mala comunicación en el endeudamiento de Cataluña