Salgado y Corbacho coinciden en que el diálogo social es básico para salir de la crisis