Salgado cree que los "picos" de subida de la deuda carecen de importancia