El Salón del Automóvil de Chicago abre mañana sus puertas pese a la grave crisis