El Salón del Automóvil de Chicago inicia con una alta dosis de realidad y pocos prototipos