Santamaría reconoce que llevará tiempo "borrar las huellas" de la crisis