El Santander gana un 4,8 por ciento menos en trimestre y augura un futuro mejor