Santander registró un 32% más de reclamaciones en 2012 por el impacto de la renta variable en varios productos