La bolsa de Sao Paulo se contagia de euforia mundial y alcanza su máxima en 2009