Sebastián pide a Sberbank una solución industrial, que no política para Opel