La Seguridad Social capea la crisis y cierra con un superávit de 14.428 millones