La Seguridad Social perdió 355.060 afiliados en 2011