A un mes de Semana Santa, el coronavirus se cuela en los planes de los viajeros