El Senado aprueba la ley que acabará con los privilegios de los controladores