El cierre de Seròs abocaría a la minería de carbón a su práctica desaparición