El Servicio Público de Empleo incrementará su plantilla en unas 500 personas