Silencio por la muerte de la función pública