Los sindicatos aseguran que el gobierno "tiene en su mano" evitar la huelga general