Sócrates descarta pedir ayuda y revela una mayor reducción del déficit luso