Sólo el 3 por ciento de los trabajadores cree que su empleo es perfecto, según un sondeo