Standard y Poor's propone una revisión de su criterio de calificación de los bancos