Las bolsas del Sudeste Asiático abren divididas entre pérdidas y ganancias